Revista Con Mantenimietno

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Inicio

La lubricación como estrategia de calidad total

Correo electrónico

La-lubricacion-como-estrategia-de-calidad-total

Las fallas están ligadas de alguna manera con la lubricación. El problema tradicional es que no hay congruencia entre lo que pensamos acerca de lo importante que es la lubricación, con la manera en que se diseña y ejecuta el proceso de lubricación.

 

 

En opinión del ingeniero Ángel Gutiérrez, la lubricación se ha vuelto cada vez más importante; en entrevista para Con Mantenimiento, nos dice que si bien siempre lo ha sido, “recientemente, la industria ha volteado la mirada hacia la lubricación para reconocer que en muchos casos -cerca del 80%-, las fallas están ligadas de alguna manera con la lubricación. Evidentemente, dicho descubrimiento, hace que se busquen maneras más efectivas de realizar profesionalmente las tareas de lubricación, que a simple vista son rutinarias y elementales”.

Desde la mirada inexperta y tal vez un poco desde un enfoque tradicional, ¿qué tan complicado puede ser bombear grasa a un rodamiento o rellenar un depósito con aceite? ¿Cuáles son esas habilidades extraordinarias que se requieren en el personal dedicado a la lubricación para desempeñar su trabajo? ¿Por qué pagar más a un lubricador o cuál puede ser la razón de educarlo y mucho menos certificarlo? ¿Para qué comprar esos dispositivos costosos de aplicación del lubricante, cuando se tienen contenedores y embudos que son duraderos y mucho menos costosos?, y podíamos continuar con una serie de cuestionamientos y argumentos en pro de conservar las cosas como están. Pero para encontrar las respuestas, debemos analizar el problema desde una óptica microscópica.

“Cuando nos damos cuenta que la película lubricante que protege los componentes más delicados de la maquinaria de precisión actual, se encuentra en rangos de 3 a 10 µm (entre tres y diez micrones), y que una partícula sólida de esas dimensiones (invisible al ojo humano, ya que nuestra capacidad visual sin ayuda tiene un límite hasta los 40 µm) reemplaza la película lubricante para destruir la superficie de los componentes de la máquina, es cuando podemos entender el porqué nuestras prácticas actuales son quienes están dañando y destruyendo la máquina. Mi mentor, Jim Fitch, escribe en uno de sus cientos de artículos, que las máquinas no mueren simplemente, sino que son asesinadas por nosotros con nuestras prácticas de lubricación. Y eso es, justamente lo que hacemos al aplicar los lubricantes sin filtrar, manipularlos descuidadamente, aplicarlos a la maquinaria mediante dispositivos sucios, mantener las máquinas con respiradores y filtros inadecuados y decenas de prácticas de mantenimiento que comprometen el trabajo del lubricante”.

En su opinión, sí se desea mejorar la confiabilidad de la maquinaria, hay que ver a la lubricación como una actividad relevante y convertir a quien tiene la responsabilidad de diseñar, gestionar y ejecutar las tareas correspondientes en profesionales. “Esto significa entender que el proceso de la lubricación inicia desde la selección de lubricantes de acuerdo al contexto operacional de la máquina (más allá de simplemente seguir las recomendaciones del fabricante), controlar la calidad en la recepción, almacenarlo, transferirlo a contenedores de menores capacidades, gestionar el programa, ejecutar las tareas y las inspecciones, controlar el ingreso de contaminantes, y removerlos de manera efectiva y rápida, tomar muestras representativas, analizar el lubricante y diagnosticar y pronosticar su condición para disponerlo de manera amigable al medio ambiente”.

El diseño basado en el conocimiento debe incluir 28 áreas específicas, para de esa manera establecer una estrategia de clase mundial, aplicando temas relacionados con tecnología, optimización y enfocando las acciones a tareas de eliminación de causas de falla, la seguridad y la ergonomía.

Para que el diseño de la estrategia de lubricación tenga éxito, debe ser complementada con educación y entrenamiento.

Los lubricadores deben convertirse en técnicos y tener un plan de carrera y certificación de competencias profesionales de acuerdo con las responsabilidades y habilidades del puesto. De esta manera se elimina la creencia de que la lubricación es una posición temporal dentro de la organización y que los lubricadores con experiencia deben ser ascendidos a posiciones de mayor jerarquía y sueldo (mecánicos).

“La transición de la lubricación hacia la clase mundial requiere de hacer un alto en el camino y analizar el desempeño actual de los elementos que se incluyen en este artículo. Si ese análisis le muestra que hay oportunidades de mejora, no pierda el tiempo y comience de inmediato. Hay muchos beneficios para su organización y salve la vida de sus máquinas”.

 

 

 

Banner

Encuesta

¿En su empresa se cuantifica financieramente el impacto de las acciones de mantenimiento?