5 tendencias de la industria de la construcción

Por Arturo Rocha
5 tendencias de la industria de la construcción

Uno de los sectores más importantes en nuestro país es la industria de la construcción. De acuerdo a un estudio de Statista, se prevé que este 2021 el mercado en este sector supere los 120.000 millones de dólares, posicionando a México como el líder de la industria a nivel América Latina.

Por otro lado, México tiene registradas actualmente 263 actividades económicas, de las cuales la industria de la construcción tiene impacto en 183 de ellas, según datos del INEGI. Es por eso que el sector está en constante cambio y cada año va adoptando diversas innovaciones que incluyen nuevos materiales y equipamiento que optimiza el trabajo en términos de tiempo y costos. Grupo CCIMA, que tiene más de 19 años de experiencia en la industria de la construcción, te comparte cuáles son las 5 tendencias por las que está apostando esta industria.


Te invitamos a leer:

Instalaciones, sustentabilidad y sedes en los juegos olímpicos

La mejor información corporativa en la Revista Contacto de Union Empresarial


1) Digitalización: Una de las grandes innovaciones tiene que ver con la digitalización de los procesos. La digitalización ayuda a la industria a tener mayor visibilidad, mitigar el riesgo y brindar mayor control y dinamismo con el uso de inteligencia artificial, realidad virtual y drones, entre otras herramientas que ya son utilizadas por las inmobiliarias y los arquitectos.  

Una de las grandes herramientas digitales, que es la responsable de muchas de las transformaciones en la industria de la construcción, es el Building Information Modeling (BIM), un proceso de creación y gestión de información sobre un proyecto de construcción de principio a fin. Se trata de un proceso inteligente basado en modelos 3D, que es utilizado por arquitectos, ingenieros y otros profesionales del sector. EL BIM permite a las partes interesadas y proveedores, planificar, diseñar, construir y administrar de manera más eficiente un edificio y su infraestructura.    

2) Viviendas más seguras: Para evitar los robos y la entrada de personas no autorizadas a viviendas, negocios y oficinas, se han mejorado en los últimos años los sistemas de seguridad. Muchos residenciales, centros comerciales y oficinas permiten tener acceso a las cámaras que se encuentran afuera y dentro de la construcción desde un teléfono móvil. Algunos proyectos de construcción incluso cuentan con una app, lo que permite hacer cosas como encender la luz o activar la alarma a larga distancia.

3) Uso de nuevos materiales: La construcción modular es una de las mayores tendencias, ya que implica el uso de piezas prefabricadas para llevarlos a los sitios de construcción para su ensamblaje. Este método permite que el trabajo se haga más rápido y de forma más eficiente, aunque no se tenga una mano de obra experta. Los edificios pueden construirse de manera más rápida, silenciosa, y con menor desperdicio de materiales. La construcción modular puede acelerar la construcción hasta un 50% y reducir los costos en un 20%, de acuerdo con un informe de 2019 de la consultora McKinsey & Company.

Los nuevos materiales que se están utilizando en la construcción son más livianos, lo que aporta ventajas significativas a países de gran actividad sísmica. También se ha adoptado el uso de concreto de color, que es un material muy versátil y que logra imprimir una gran personalidad a las estructuras, con una buena relación costo-beneficio. Esta tecnología se basa en la aplicación de pigmentos líquidos a la mezcla para crear un color permanente y homogéneo. El concreto de colores ayuda a variar los diseños de las fachadas, pisos, banquetas, y mobiliario urbano, entre otros.

4) Sustentabilidad: La industria de la construcción en los últimos años ha tratado de reducir su impacto ambiental. Actualmente se están desarrollando nuevos materiales para la optimización del uso de la energía en las edificaciones, como los techos que almacenan energía, y otras innovaciones que buscan que las viviendas en el futuro sean más baratas y se reduzca el daño al medio ambiente. Además, la industria de la construcción también está apostando por reciclar sus materiales para la creación de toneladas de nuevos materiales de construcción reutilizables.

También se pretende reemplazar el pavimento tradicional con paneles solares especiales que puedan generar electricidad y brinden una superficie sustentable sobre la cual se transportarán los vehículos, esta tecnología se está desarrollando desde el 2006. Este tipo de carreteras permitirían que las baterías de los carros eléctricos se recarguen mientras circulan con la finalidad de limitar el consumo de combustibles fósiles. 

“La industria de la construcción, para recuperarse después de la pandemia, tiene que apostarle a las innovaciones tecnológicas y a la renovación, además de contar con herramientas que mejoren la productividad con la finalidad de que en el futuro los propietarios de las viviendas obtengan mayores beneficios, como más seguridad con sistemas inteligentes y durabilidad, mientras que al mismo tiempo los procesos disminuyan su impacto en el medio ambiente”, opina al respecto Ricardo Medina, CEO de Grupo CCIMA.

5) Robótica: Finalmente,la robótica es otra ciencia que cada vez tiene un mayor impacto en la industria de la construcción. Se pretende que en el futuro existan albañiles robóticos para que ayuden con la mano de obra. Además se utilizan robots para ayudar a demoler edificios, que son más seguros y baratos que los métodos tradicionales de demolición. También continúa el proceso de diseño de robots que ayuden en el mantenimiento de edificios.

Otras publicaciones

Deje un comentario