El agua, un derecho que se nos agota

Por Arturo Rocha
El agua, un derecho que se nos agota

Es innegable la importancia del agua para nuestras vidas, por lo que el incremento poblacional en nuestro planeta ha ejercido presión en la demanda de este recurso, inclusive, se pronostica que para el año 2030 la población urbana alcanzará el 60% de la población mundial.

Desde el 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció como derecho humano el acceso al agua, sin embargo, la Organización Mundial de Salud señala que la escasez del líquido sigue afectando a cuatro de cada diez personas a nivel internacional.

En el caso particular de México, el abastecimiento de agua afronta diferentes problemáticas que van desde la sobreexplotación de los mantos acuíferos, los problemas en la red de distribución del agua, la contaminación y la falta de un control sobre las concesiones, incluyendo la parte agrícola.


Te invitamos a leer:

Mantenimiento y Seguridad Industrial

La mejor información corporativa en la Revista Contacto de Union Empresarial


En la actualidad, más del 50 % de los países tienen disponibilidades anuales per cápita menores a 5 mil metros cúbicos, pero esto podría cambiar, pues siguiendo con las tendencias actuales, en el año 2025 las dos terceras partes de la población mundial vivirán en países con disponibilidad baja de recursos hídricos. Tal y como sucede en nuestro país, que, hasta el año 2020 contaba con una disponibilidad de 4 mil 94 metros cúbicos por habitante, situándonos dentro del grupo de países con disponibilidad baja.

La estimación de la disponibilidad natural del agua, va a depender principalmente de tres variables: 1. El volumen de precipitación que se presenta sobre el área de la cuenca o región hidrológica, 2. La magnitud de la evaporación y 3. La población que habita en el área de captación.

De estos factores mencionados, las variables 1 y 2 arrojarán variaciones normales de no existir cambios climáticos significativos de lluvia y evaporación, por otro lado la variable 3 es determinante en la disponibilidad del agua, pues crecimientos de gran magnitud aumentarán la demanda del líquido y reducirán esta disponibilidad por habitante.

Por ejemplo, la disponibilidad natural media anual por habitante en México era de 11 mil 500 metros cúbicos en 1955, que por efecto del crecimiento demográfico disminuyó a 4 mil 94 metros cúbicos en 2004, es decir, hubo un descenso del 64 % en un periodo de 50 años; y para el año 2020, con el aumento poblacional y bajo los mismos esquemas de consumo y desperdicio del agua, la disponibilidad natural media por habitante fue de 3 mil 500 metros cúbicos.

La gestión del agua en México presenta diversas dificultades, pero no todo está perdido, la disponibilidad del líquido puede incrementarse si los usos ineficientes en zonas urbanas y agrícolas se optimizan, se incrementa el uso de agua tratada en actividades que no requieren agua potable o si se reduce la dotación de agua por habitante.

Además de:

  • Reducir el porcentaje de fugas en las redes de agua potable de las áreas urbanas.
  • Fomentar el uso eficiente del agua en la producción agrícola
  • Incrementar el uso de agua tratada
  • Promover la reutilización del agua

Esta problemática puede igualmente solucionarse con la suma de la participación ciudadana, al aumentar su disponibilidad mediante acciones de reducción del agua que es usada diariamente.

Por Cynthia Martell Ortiz de Earthgonomic México, A.C.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C.

Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org / @Earthgonomic / Earthgonomic / contacto@earthgonomic.com

Otras publicaciones

Deje un comentario