Equipo de Protección Personal y uso crítico en las salas blancas

Por Arturo Rocha
Equipo de Protección Personal y uso crítico en las salas blancas

Las salas blancas o salas limpias (Clean Room) son espacios diseñados para tener bajos niveles de contaminación. El concepto de sala blanca se origina por la necesidad de contar con un espacio en el que puedan realizarse determinados procesos y operaciones de modo seguro y con parámetros ambientales estrictamente controlados, evitando cualquier tipo de contaminación de los productos.

En general, una sala blanca tiene como objeto minimizar la introducción, generación y retención de partículas dentro del lugar en todo momento. Este recinto puede estar conformado por una o varias salas cuyos parámetros (niveles de limpieza del aire, presión diferencial, temperatura, humedad relativa, niveles sonoros y luminosos) deben mantenerse dentro de límites específicos en función de cada una de las salas. Esto se logra mediante el suministro de aire filtrado, el material y el uso de equipos de protección personal (EPP), a fin de minimizar la dispersión de partículas y microorganismos.


Te invitamos a leer:

Instalaciones, sustentabilidad y sedes en los juegos olímpicos

La mejor información corporativa en la Revista Contacto de Union Empresarial


Esta noción se ha asociado comúnmente al sector el sector sanitario, en los hospitales, quirófanos, instrumental médico, salas de pacientes inmunodeprimidos y radiofármacos, así como al bio-farmacéutico, la cosmética, la química y la biotecnología. Pero también se extiende a distintos ámbitos como la industria alimentaria, aeroespacial, nanotecnológica, microelectrónica y automoción. De igual forma, su empleo abarca los laboratorios de investigación y desarrollo, las universidades y los espacios de confinamiento.

Según un estudio realizado por ReportsnReports, en 2019 el mercado global de la tecnología de salas limpias había superado los 3,700 millones de dólares, sin embargo, debido a la pandemia por COVID-19 la demanda de estas salas se incrementó dramáticamente y se prevé que para 2026, tan solo en los Estados Unidos el mercado de tecnologías de salas limpias alcance los 9,600 millones de dólares.

Asimismo, se espera que los mercados emergentes de Asia y América Latina ofrezcan importantes oportunidades de crecimiento para quienes operan en el mercado de tecnologías de salas limpias, principalmente debido a un número creciente de compañías farmacéuticas, disponibilidad de mano de obra calificada, iniciativas gubernamentales para impulsar la fabricación local y reducción del costo de los ensayos clínicos en estas regiones.

Dado el amplio rango de industrias donde se utilizan las salas blancas y considerando que estas son espacios inmaculados, son necesarios equipos de protección personal con determinadas características que permitan trabajar en estos entornos controlados.

Para mayor seguridad del usuario, los EPP deben ofrecer calidad en el diseño y en los materiales que los componen. Al momento de elegirlos deben considerarse factores como el peso, que no entorpezca la visibilidad o dificulte los movimientos del usuario, que no incremente su temperatura corporal y que no genere fatiga. Además de ser higiénicos deben suministrar comodidad, durabilidad, capacidad de transpiración y protección. Cada prenda y accesorio variará dependiendo del sector en el que se utilice.

En este sentido, la tela Tyvek® IsoClean® de DuPont tiene una eficiencia para la filtración de bacterias de 98.4%, y de 67% para partículas, cinco veces más restrictiva a los particulados finos que las telas de poliéster reutilizables, por lo que es sumamente adecuada para proteger tanto al cuarto limpio como a los operadores. De hecho, todas las prendas de este material ofrecen una barrera contra partículas finas y fibras con tamaño menor a 1.0 micras, es decir, pueden filtrar hasta las partículas más diminutas.

El Tyvek® es un material hecho de fibras de polietileno que puede ser perfectamente utilizado en las salas blancas, debido a que, además de liviano, duradero y transpirable también es resistente al agua, la abrasión y la penetración de bacterias.

Otras publicaciones

Deje un comentario