La cartografía como base de la planeación estratégica

Por Arturo Rocha
La cartografía como base de la planeación estratégica

Por Octavio Agüeros Durán, M. en D.E.C.H.

Delimitar un marco que oriente las acciones y el pensamiento del capital humano, los recursos y procesos clave de la organización, es de vital importancia para vincular coherentemente el quehacer institucional.

Este proceso de vinculación o también conocido como “Alineación del pensamiento estratégico” es posible mediante el uso de la cartografía en un ejercicio prospectivo para la construcción del mapa estratégico de la organización.


Te invitamos a leer:

Mantenimiento y Seguridad Industrial

La mejor información corporativa en la Revista Contacto de Union Empresarial


Al concebir a la cartografía como la disciplina encargada de la concepción, producción, difusión y estudio de los mapas, podremos asimilar el rol de este concepto en la planeación estratégica, sin embargo, sería bueno reflexionar sobre:

¿Cuántas planeaciones se han implementado sin un mapa estratégico en las organizaciones?

Ante tal cuestionamiento, se debe valorar al mapa estratégico como la descripción global de la estrategia que dará pie a la construcción de la planeación estratégica, pero ¿Cómo se construye un mapa estratégico?

Para la construcción del mapa estratégico se deben contemplar:

  • Lineamientos estratégicos
    • Dan coherencia y armonía al quehacer organizacional y de los cuales derivarán los proyectos, tareas y actividades para asegurar el cumplimiento de los objetivos posteriormente establecidos.
  • Perspectivas estratégicas
    • Generalmente se contemplan 4, estos ejes se construyen descendentemente y se trabajan ascendentemente:
      • Financiera: ¿Qué quiero obtener?
      • Comercial: ¿Qué debo ofrecer?
      • Procesos Internos: ¿Qué y cómo lo debo hacer?
      • Aprendizaje y crecimiento: ¿Qué debo tener?
  • Temas estratégicos
    • Enunciados que engloban de manera general qué es lo que quiero lograr y se agrupan en las perspectivas estratégicas según sus características, estos enunciados posteriormente se despliegan como objetivos al asignar metas, indicadores y temporalidades de cumplimiento.
  • Relaciones causa y efecto
    • Se deben vincular los temas estratégicos de tal manera que los efectos sean inversamente proporcionales, con la finalidad de poder explicar no sólo las razones del estatus, sino también prever los efectos esperados a partir de las acciones tomadas. 

Contemplando estos 4 elementos como base de la cartografía estratégica será mucho más fácil:

  • Tener una visión claramente detallada
  • Definir las rutas estratégicas de la organización
  • Generar la estrategia para agregar valor a los stakeholders
  • Sustentar la planeación estratégica
  • Concretar las prioridades estratégicas

Conforme a los elementos antes descritos se puede mencionar que construir un mapa estratégico conlleva a una complejidad de alineación, desarrollo y formulación de la estrategia donde debemos valernos angularmente de la cartografía en su más pura definición.

Cabe resaltar que el mapa estratégico da pie a uno de los 5 principios estratégicos “Traducir la estrategia en términos operativos”, ya que éste es el cimiento para la construcción del Balanced Scorecard, proceso que nos seduce a mudar de pensamiento y que en el siguiente artículo describiremos.

Otras publicaciones

Deje un comentario